Tuesday, August 4, 2009

Dr. Tomas Angulo: un figuretti asqueroso

... analiza esto


El Dr. Angulo recibe el cariño del público en el programa del pelao Pinganoza

Nuestro circo farandulero es único e incomparable. Sin lugar a dudas, en ninguna otra parte del mundo llegaremos a encontrar personajes tan deliciosos como Susy Díaz, Tongo, Jimmy Santi, Mero Loco o Monique Pardo. Pero no todo es color de rosa en este Edén al que llamamos espectáculo peruano. A veces, el aficionado al submundo de la farándula kitsch se ve en la necesidad de hacer hasta lo imposible para soportar la exagerada exposición mediática de algunos personajes indeseables. Es así como, en los últimos años, nos hemos visto obligados a sobrellevar con resignación la incómoda presencia televisiva de una sarta de improvisados pelafustanes a quienes el Señor tuvo a bien negarles el don del talento. La lista es larga y de lo más variopinta. Farid Ode, Kathy Villalobos, Brad Pizza, Rosario Sasieta, Edwin Donayre, Mónica Cabrejos, Lucy Bacigalupo, Christian Suárez, Malú de la Vega, el Pelao Cabeza de Pinga y demás escoria televisiva que, para desgracia nuestra, se encuentra siempre dispuesta a la alharaca, al autobombo y a la payasada barata con tal de acariciar un minuto de mal ganada fama. Es precisamente gentusa de esta pobre calaña la que más asco me da. Porque, carajo, una cosa es el clásico figuretti carismático que, aunque roñoso y ridículo, se faja por entretener a su público, sacándose la mierda en aras de la risa fácil, mientras va dejando -dignamente, claro-, como bien dice el 'Chamo', toda la piel en el campo; pero otra muy distinta es el figuretti nulo e incapaz, sin aptitudes ni gracia para la TV, que solo es empujado por un sucio, banal y mezquino interés de ser reconocido por las masas, bajo la velada intención de querer saciar su necesidad de fama, sin importarle un comino la calidad del material que osa, en mala hora, ofrecerle al subestimado respetable.

Esta pequeña pero significativa aclaración guarda estrecha relación con el tema de la presente semana.

Ha aparecido en meses recientes un burdo especímen digno del más sesudo análisis freudiano: el pseudo doctor Tomás Angulo. Esta repulsiva sabandija se presenta a sí misma como un reconocido y respetado psicoterapeuta de familia, pero en realidad no es más que un vulgar figuretti del montón, un tipejo cochinón y resina que suele aparecer ante cámaras con la barba rala mal crecida y con la inequívoca pinta de no haberse dado un baño en muchos días. Basta cambiar de canal, sin importar la hora que sea, para toparse de improviso con este pezuñento adepto a resbalar en cuanto programa existe solo para limitarse a comentar con aires de eminencia lo que a todos nos resulta obvio y evidente. Me pregunto de qué hueco habrán sacado a este charlatán de pacotilla, y por qué hasta ahora no lo devuelven a patadas al inmundo lugar de donde salió.
Luego de haber soportado por años los disfuerzos de aquella camada de figurettis incapaces que poco o nada han aportado a la causa, el hecho de vernos ahora en el penoso trance de aguantar la excesiva e injustificada presencia televisiva del pseudo Dr. Tomás Angulo es un terrible sufrimiento que ni siquiera yo estoy dispuesto a tolerar.

Tomás Angulo

Oye Angulo, sé que googlearás tu nombre y que pronto encontrarás este post. Deja de joder la pita y aguántate, aunque sea, un par de meses alejado de las cámaras y los reflectores. Haznos ese favor, pero sobre todo háztelo a ti mismo. Te das el lujo de analizar a medio mundo, sin darte cuenta que tu propio accionar es un caso digno de investigación.
Si te encanta robar cámara y te aloca salir en televisión, ¿no has probado psicoanalizarte a ti mismo, huevón?

Actualización:
Según fuentes fidedignas (ver comentarios, mi lectoría pajera nunca miente), Tomás Angulo cobra 150 dólares por una hora de consulta (su tarifa promedio antes de hacerse conocido, es un hecho que ahora debe haber subido). En otras palabras, te habla puras pichuladas y al final te asalta a mano armada. Este perro sarnoso resultó todo un timador.

Para terminar, la versión completa de "Angulo, ¿por qué te tiembla el culo?". Vale la pena verlo hasta el final. Nota: Miren la forma compulsiva en que Angulo se soba el brazo, en televisión se nota clarito que es un enfermo.
Invitado especial (y hago hincapié en lo de "especial"): Pablito, uno de los caseros del Pelao Cabeza de Pinga. Provecho.


Angulo, ¿por qué te tiembla el culo? - LA VERSION COMPLETA
- Aparición especial de Pablito -


Posts Relacionados:
  • Pelao Cabeza de Pinga - El Tribunal de la Tele con Angel Ganoza

  • Pelao Cabeza de Pinga y Melcochita (video de colección)

  • YouTube elimina video del pelao Ganoza por queja de RBC


  • 0 comments:

    Now, You are reading :
    Dr. Tomas Angulo: un figuretti asqueroso

    Post a Comment